El legado de Hugo Sánchez

El legado de Hugo Sánchez, el delantero canterano de los Pumas de la UNAM, está de manteles largos, este lunes se cumple un año más de su nacimiento y daremos un breve repaso por su carrera para recordar por qué es el mejor jugador mexicano que se ha visto en una cancha de futbol.

El legado de Hugo Sánchez
El legado de Hugo Sánchez

Hugo Sánchez Márquez nació un 11 de julio de 1958 en la Ciudad de México, a sus 18 años debutó en el máximo circuito del futbol mexicano con el cuadro universitario, luego de cuatro años y 81 goles en su récord, Hugo decidió partir hacia el futbol de los Estados Unidos, donde, en dos etapas con el San Diego Sockers, consiguió 28 dianas suficientes goles para que en 1981 el delantero mexicano partiera rumbo a Madrid para jugar con el Atlético.

Con el conjunto colchonero no jugó mucho, pero, aun con las pocas oportunidades que se le dieron, el mexicano aprovecho todas y cada una, marcando, al final de su carrera, con el cuadro del “pupas” 82 goles en 152 partidos, suficientes para que en 1984 el Real Madrid se fijara en Sánchez quien, gustoso, acepto la oferta del máximo rival del Atleti y en 1985 se convirtió en jugador merengue.

Con el Real Madrid la participación de Hugo fue excepcional, y sus 208 goles en todas las competencias los demuestran, esos tantos lo convirtieron durante un buen tiempo en el máximo artillero de la casa blanca, récord que termino siendo roto por Cristiano Ronaldo cerca de 40 años después, durante sus primeras cinco temporadas el mexicano impuso un récord de cinco pichichis ganados de manera consecutiva, algo que conseguiría Lionel Messi también cerca de cuatro décadas después.

Uno de los goles más emblemáticos del mexicano, que terminaría regresando a nuestro país para retirarse con el Atlético Celaya en 1997, fue la chilena que le marca al Logroñés el 10 de abril de 1988, la técnica tan depurada y la espectacularidad en la definición lo convierten en no de los goles más recordados por el madridismo.

Hugo regresó a México, se convirtió en director técnico solo para hacer más grande su legado, en la campaña 2004-2005 el penta consiguió lo imposible, dirigiendo a los Pumas de la UNAM levantó el bicampeonato en la Liga MX siendo el primer equipo en conseguir tal logro.

Te podría interesar: Orbelín podría seguir los pasos de Ochoa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.